Mi Psicóloga Vilagarcía de  Arousa

Temor al sufrimiento:

 

En muchas ocasiones evitamos situaciones por temor a sufrir, así bloqueamos nuestras emociones. Las emociones son reacciones naturales y protectoras de nuestro organismo con función adaptativa, nos ayudan a valorar la situación y por si mismas se desvanecerán. Si evitamos situaciones, con el tiempo nos encontraremos mal y no sabremos porqué. Los médicos no encontrarán la causa que justifique nuestro malestar. La evitación, que creíamos que era en su momento la solución, con el tiempo se convierte  en un problema y somatizamos las emociones dolorosas de aquel acontecimiento.

 

Función de algunas emociones: La función del miedo es protectora, nos protegemos de aquello que tememos. La de la sorpresa es de orientación y exploración. La del asco es de rechazo y así con todas las emociones, cada una tiene su función. Una vez sentida cualquier emoción, ella por si misma, desaparecerá.

 

El sufrimiento es un conjunto de emociones y pensamientos que vamos elaborando ante una situación determinada y que nos genera un gran malestar. El sufrimiento puede durar toda la vida, pues nuestro pensamiento es capaz de mantener ese acontecimiento y las emociones asociadas a él, tan vívidas en nosotros como si nos estuviesen ocurriendo en este momento.

 

Así podemos:

 

1) Aceptar lo que está ocurriendo. Vivir el dolor que nos causa la situación aceptando que es normal sentir lo que sentimos, pero ser conscientes de que transmitimos nuestras emociones a nuestros seres queridos. Valorar lo que tenemos a nuestro alrededor, aquello por lo que es importante luchar para volver a reintegrarnos poco a poco a nuestra normalidad.

 

2) Aumentar el sufrimiento. Esto es consecuencia de la actitud que tomamos ante el dolor, fruto del significado que damos a lo que estamos viviendo. Estamos pensando de forma continuada en el hecho, nuestros pensamientos se vuelven obsesivos y desorganizados, aumentamos nuestra angustia y somos incapaces de llegar a conclusiones, aumentando así, nuestro sufrimiento.

 

3) Evitar el dolor escondiendo nuestros sentimientos. Así podemos actuar de varias formas como decidir aislarnos para que no nos pregunten acerca de la situación, hacer muchas actividades para estar tan entretenidos que evitamos pensar... de algún modo negarnos a aceptar el dolor.

 

Las emociones reprimidas nos restan energía para disfrutar nuestra vida. Vive tus emociones sean buenas o malas, es importante la función que harán en tu organismo y recuerda que... Ser un poquito más feliz cada día, está en nuestras manos ;)

 

Si buscas psicóloga en Vilagarcía contacta con nosotros

Mi psicóloga Vilagarcía - Psicólogos en Villagarcía de Arosa

Número de registro sanitario C-36-002214

Aviso legal