Mi Psicóloga Vilagarcía de  Arousa

Número de registro sanitario C-36-002214

Aviso legal

Mi psicóloga Vilagarcía - Psicólogos en Villagarcía de Arosa

Psicotécnico

Psicólogo

Protección de datos

Volver

El alcohol y sus consecuencias

 

El tipo de alcohol que contienen las bebidas alcohólicas es el metílico o etanol, se considera bebida alcohólica cualquier bebida que contenga alcohol, independientemente de su graduación. En todas las etiquetas de botellas que contienen alcohol nos encontramos con la expresión “vol. %”, que significa grado alcohólico (tanto por ciento de alcohol puro que contiene esa bebida). Se consume por vía oral, en el estómago se absorbe el 20% y en intestino delgado el 80% restante, que se incorpora al torrente sanguíneo, por ello sus efectos son tan rápidos.

 

 Los efectos que genera el alcohol, van a variar dependiendo de la persona que lo bebe y de algunos factores implicados:

 

* Cantidad ingerida: a mayor cantidad mayor efecto causa en el organismo.

* Peso de la persona: a mayor peso efectos más lentos porque el alcohol se disuelve en agua y las personas gruesas tienen mayor cantidad de agua en su cuerpo.

* Cantidad de comida ingerida. Cuando se toma alcohol con el estómago vacío, llega antes a la sangre.

 

 Para medir los efectos del alcohol, se utilizan las tasas de alcoholemia, las cuales nos indican los gramos de alcohol por litro de sangre, distribución:

 

* Abstinentes: no consumen alcohol

* Bebedores ligeros: consumo diario de 1 a 25 ml de alcohol

* Bebedores moderados: consumo diario de 26 a 75 ml de alcohol

* Bebedores abusivos: los podemos englobar en tres grupos:

 

 1) Altos: consumo diario de 76 a 100 ml de alcohol

2) Excesivos: consumo diario de 101 a 150 ml de alcohol

3) De gran riesgo: consumo diario más de 150 ml de alcohol

 

 Las bebidas alcohólicas existen desde épocas remotas, pero no comenzaron a considerarse un problema hasta el año 700, momento en que los árabes lo empezaron a destilar y ya en el año 1952 se catalogó como una adicción. El alcohol etílico o etanol cuando se introduce en el cuerpo genera un desequilibrio metabólico. Forzando a nuestro organismo a destinar recursos para procesarlo y eliminarlo.

 

 Bases neurobiológicas

 

 Se ha demostrado que el alcohol afecta de forma específica a  la función de ciertas proteínas de la membrana celular, tras beber alcohol se libera dopamina (neurotransmisor que tiene muchas funciones importantes: movimiento, motivación, recompensa, sueño, humor, atención...) y aumenta su presencia en algunas zonas del sistema nervioso central, provocando que nuestro organismo libere menos cantidad de ese neurotransmisor. El alcohol también produce un aumento de la liberación de serotonina  (principales funciones de la serotonina: regular el apetito, equilibrar el deseo sexual, controlar la temperatura corporal, funciones perceptivas...) y tras el consumo crónico se produce tolerancia a ese efecto.

 

 La serotonina y la dopamina junto a otros neurotransmisores están implicados en la fisiopatología de los trastornos depresivos. El consumo de alcohol estimula los receptores opioides aumentando la liberación de endorfinas, desencadenando una sensación de bienestar y un reforzamiento positivo que estimula a seguir bebiendo.

 

Mitos y creencias populares

 

* Beber alcohol no es beneficioso para la salud, aunque en gente sana pueda no hacer daño

* El alcohol no es un alimento ni se aconseja utilizarlo como reforzador de la dieta porque:

 

1) La energía que aporta sólo son calorías vacías

2) Dificulta la combustión de la glucosa en el músculo

3) Aumenta el metabolismo de los hidratos de carbono, aumentando la producción y los depósitos de grasas

4) Altera la absorción de otros nutrientes durante la digestión

5) Disminuye el apetito

6) No aumenta el número ni la calidad de la hemoglobina en  los glóbulos rojos

7) Produce una vasodilatación periférica que facilita la pérdida de calor, aumentando la posibilidad de sufrir enfermedades por exposición al frío.

8) Solo disminuye la ansiedad o estimula a la persona en dosis muy pequeñas y en circunstancias muy concretas

9) Tiene efecto depresor del sistema nervioso central, pudiendo llegar a producir sedación. Dificulta la coordinación y la respuesta motora, con la peligrosidad que puede causar en la toma de decisiones o a la hora de conducir

Siguiente pagina del artículo